Esta fue una acertada estrategia de comunicación que tenía como fin último empezar a convertir su recién lanzado teléfono en un elemento familiar para el consumidor.

Muchos de los discursos de Jobs han pasado a la historia y una anécdota, de las más comentadas, es la vez que usó a Starbucks para presentar el iPhone.

Jobs buscó los establecimientos de Starbucks cercanos a su ubicación, marcó el teléfono del más cercano y al ser atendido dijo: “sí, me gustaría pedir 4.000 lattes para llevar, por favor”.

En ese momento el foro rompió en carcajadas al tiempo que el fundador de Apple agregó “es broma, número incorrecto”, para terminar con la peculiar llamada.

One Reply to “El día que Steve Jobs hizo una broma a Starbucks para promocionar el iPhone”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *